Recomendaciones para el momento del baño - Peluqueria Canina Profesional - Cursos con excelente salida laboral

Recomendaciones para el momento del baño

 

Una de las tareas más difíciles para realizar en relación al cuidado de nuestras mascotas es el baño. Algunos consejos para hacerla más sencilla son los siguientes:

En la mayoría de los casos, los perros se resisten a ser bañados. Hay que acostumbrarlos de cachorros, ya que es una tarea que realizaremos durante su vida. Debemos hablarles y tratarlos suavemente para que se sientan a gusto y aprovechar la oportunidad para fortalecer el lazo que nos une a ellos.

La frecuencia del bañado depende del comportamiento diario del perro. Los que pasan la mayor parte del tiempo dentro de departamentos o casas se los puede bañar una vez al mes. Pero si el perro está en constante contacto con el barro y la tierra, es mejor realizarlo cada dos semanas. Hay que tener en cuenta que si el perro tiene piel seca no es apropiado que se los bañe muy seguido.

Para la elección del shampoo que vamos a utilizar debemos conocer el estado del perro ya que podría necesitar de algún shampoo en particular. Por ejemplo si el perro tiene pulgas necesitará un shampoo antipulgas. También debemos escuchar al veterinario ya que puede recomendarnos alguno para tratar problemas específicos en la piel o un hipoalergénico. No dejes de enjuagarlo bien, para que no le queden residuos en la piel y le generen picazón u otros tipos de problemas.

Antes de comenzar a bañarlo es conveniente preparar todo lo que vayas a usar: shampoo o jabón, si el perro es de pelo largo también un acondicionador, alfombra antideslizante, una jarra para tirarle el agua o una manguera, y las toallas. Se aconseja atarlo para que no se resbale ni intente escaparse. Se recomienda poner la alfombra antideslizante para que en el momento en que tu perro quiera escaparse no se resbale y se lastime.

Los pasos a seguir para un buen bañado:
Previamente hay que cepillar al perro, mientras tanto hay que ir templando el agua, ya que son sensibles a los cambios bruscos de temperatura.
Se comienza vertiéndole el agua desde el cuello hacia atrás hasta que llegue a la piel. Se distribuye el shampoo y se masajea todo el pelaje y la piel a contrapelo, beneficiando así el desprendimiento de las células muertas y la suciedad. Mójele la cara, sin que el agua entre a sus orejas, ponga el shampoo en sus manos, masajee la cabeza y luego enjuague. Luego lave el cuerpo con agua tibia la cantidad de veces que sea necesario para no dejar residuos.

Escurra el exceso de agua y séquelo bien con una toalla. Si quiere usar un secador de pelo, no oriente el aire directamente sobre la piel ni lo mantenga en un mismo lugar mucho tiempo ya que puede provocarle quemaduras.

 
 
www.000webhost.com