Bañeras Peluquería Canina

La bañera debe ser mayor que una convencional, hay perros de gran envergadura y necesitamos contar con el suficiente espacio para trabajar con holgura y comodidad, sin estrecheces. En cuanto a la altura que debe estar la bañera debe llegar a la cintura, para poder acceder con mayor facilidad al perro que estamos bañando. Así también evitamos posibles lesiones en la espalda, cintura, piernas y cansancio, mientras realizamos el baño. En su lateral podemos poner una rampa para que la introducción de animales de gran tamaño sea más fácil.

Es imprescindible que la bañera tenga un fondo antideslizante e instalación de agua caliente, ya sea un calentador de gas o eléctrico. También debemos contar con una barra en la pared o un arco metálico de sujeción para poder sujetar al perro con una cadena y evitar posibles resbalones. Contaremos con un brazo articulable de ducha para poder acceder con facilidad a todas las partes del animal y a la hora de la higiene de la bañera poder limpiar bien todos los rincones.

“Muy importante”. No dejar bajo ningún concepto el animal sólo, ni en la mesa, ni en la bañera, ni en el secador. Podría tener un accidente o en el peor de los casos morir asfixiado por la correa.

Respecto a los productos de aseo y cosméticos hay una gran variedad y generalmente de buena calidad, también los hay específicos para cada raza, pero el uso de los genéricos va muy bien con cualquier animal. Utilizaremos geles o champús, acondicionadores, aceites, colonias o perfumes, bálsamos…

También productos especiales como soluciones y preparados dermatológicos específicos, o que están prescritas por el veterinario del animal, y productos genéricos antiparasitarios.