Bozal y su Colocación, Peluquería Canina

Siempre puede darse el caso de que sea necesario el uso de bozal, hay perros que muerden, perros inquietos que reaccionen de forma imprevista. Además, podemos encontrarnos con animales muy nerviosos que no se estén quietos, y que nos hagan imposible el arreglo, en ese caso, podemos aplicar un sedante, siempre preparado y administrado por un veterinario y con la consiguiente autorización del dueño.

El bozal a usar depende de las mandíbulas, el cuello…, por lo que no todos los bozales del mercado se adaptan a nuestro perro. Si no disponemos en ese momento de un bozal adecuado, podemos usar una técnica muy simple para sellar temporalmente el hocico del animal, podemos utilizar un cinturón o cinta, e incluso una cuerda, lo suficientemente largo como para poder rodear las mandíbulas y cuello del animal, se rodea con una cinta el hocico y se le aplica un nudo corredizo en la parte superior del mismo y el segundo en la parte inferior de la mandíbula, deslizamos los extremos de la cinta por los lados del cuello hacia atrás y practicamos un lazo en la nuca, así  inmovilizamos la boca del animal.