Champú y Antiparasitarios, Peluquería Canina

Existen gran variedad de productos, geles, suavizantes, acondicionadores, aceites…, también hay productos específicos para cada problema de piel. Se encuentran fácilmente en tiendas y proveedores, generalmente de buena calidad y con un PH adecuado. Cada dermis requiere un tratamiento, sobre todo si se trata de una piel afectada por algún tipo de enfermedad o infestación. Normalmente se usan geles no alcalinos, con un PH neutro, para evitar el endurecimiento de la piel y aumento de la grasa subcutánea que provocará la rotura y caída del pelo.

El pelo del animal tiene una función térmica, muy importante en el animal, está dotado de una estructura más grasa que le permite adecuarse a las diferentes situaciones climatológicas, a la vez que protege a la piel de los rayos ultravioletas y las deshidrataciones. Debemos intentar no alterar ni la cantidad ni la calidad de la grasa, para ello utilizaremos champú que contengan lanolina o aceites disueltos y proteínas esenciales para el desarrollo del pelo. Siempre tendremos en cuenta que para el pelo largo y sedoso se usará un champú con más lanolina y aceites, y por el contrario, para una pelo corto y duro, se aplicará uno con menos lanolina y aceites.

Respecto a los productos antiparasitarios. Hay animales que sufren de parásitos, y para ello podemos aplicar productos específicos o geles antiparásitos, normalmente usaremos dos tipos, Antipulgas y Antigarrapatas. Se utilizan disueltos en agua tibia y siempre mirando escrupulosamente la disolución que indique el fabricante. Se repartirá por todo el cuerpo del animal de manera uniforme, excepto la cabeza, que se realizara siempre al final del baño, se secará el cuerpo con una toalla y después la cabeza.

Para los animales con enfermedades fúngicas (hongos), están indicados los baños con soluciones a base de Povidona Yodada y Enilconazol. Este tratamiento siempre será consultado previamente con el veterinario. En caso de pediculosis (infestación de piojos), conviene lavar al perro con un champú rico en piretrinas. Si tiene sarna se aconseja el uso de Amitraz o Lindane. Para la seborrea oleosa se usa el Sulfuro de Selenio y Peróxido de Benzoilo. En seborrea seca usaremos Allergroom. Todos estos tratamientos se deben consultar con un veterinario para que nos explique bien su uso o en su defecto leer bien las indicaciones que vienen impresas en el envase.

El baño del perro es una tarea que requiere especial cuidado, sobre todo dependiendo de la raza. Una raza con un lavado inapropiado puede arruinar el posterior arreglo. La frecuencia del baño también depende de la raza, por ejemplo un caniche se la baña cada 15 o 30 días, un pastor alemán cada dos o tres meses, un Beagle tres o cuatro veces al año… Sin embargo, los perros que conviven con nosotros son bañados con mayor frecuencia, no sólo por higiene, si no por estética.